Quién quiere a una polilla

En la habitación
una polilla revolotea
alrededor de mi lámpara.

En la ventana
un camaleón verde
me dice que es Dios.

Miro las alas de la polilla
pardas y feas mientras
comienza a contarme sus miedos.

El camaleón avanza
despacio hacia mi.
Me dice que es Dios

La polilla me cuenta
que el camaleón
siempre miente.

Con un ojo puesto en mi retina
y el otro controlando a la polilla
el camaleón me dice que es Dios.

Le muestro a la polilla
los restos de todas
mis pasadas calamidades.

Miro de reojo al camaleón
y ahora es rojo.
El camaleón me dice que es Dios

La polilla abre sus
alas y se prepara
para poder volar.

El camaleón se come a la polilla.
El camaleón es el puto Dios.

Del poemario: poemas para berberechos

Tiempos duros

Los policías empujan los sueños
contra las paredes
Abren sus piernas e inspeccionan
cuidadosamente, por seguridad.
En la ciudad alguien
se llevó un día
todas las estrellas
y ahora su cielo
es solo oscuridad

Sin pies
Sin cabeza

El diablo pide ahora perdón
por dejar que nosotros
hagamos su trabajo
Hay marejada
en las alcantarillas
de nuestras esperanzas
y las tormentas de odios
no nos dejan ver los corazones

Sin cabeza
Sin pies

Las jóvenes curan
las heridas producidas
por antiguas represiones
bebiendo sin control
alcohol barato.
En algún lugar
la gravedad no es
tenida en cuenta
y se alzan sonrisas.

Sin Pies
Sin cabeza

Dios se olvidó
de crear bondades
y ahora fabrica
drogas que nos adornen
las realidades.
Los ángeles lloran
débiles culpas
sin que nadie
recoja sus lágrimas.

Sin cabeza
Sin pies

Los locutores
asaltan a los neonatos
en las esquinas
de la esquizofrenia.
Lejos de sus pesadillas
los banqueros
compran armas
con las que los torpes
terminarán patéticas hazañas

Sin pies
Sin cabeza

Los perros se
tatúan palabras de amor
en sus lomos
depilados con laser
Duelen los amaneceres
retransmitidos desde
satélites hirsutos
y pacatos

Sin cabeza
Sin pies

Todo parece bueno
Todo parece ser bueno
Todo parece estar bueno
Todo está para satisfacernos

Sin pies
Sin cabeza

 

del poemario: Poemas para berberechos

El día del libro

Se supone que como nos hemos autodefinido (algunos y algunas, claro, que no todos ni todas) como contrarios a normas, costumbres, tradiciones e imposiciones no debemos caer en propuestas como la del día del libro.

Lo que comenzó siendo un día y una idea para celebrar el concepto “libro” ha terminado por ser un reclamo para poder vender más.

Aunque debo reconocer que a mi este reclamo la verdad es que hace que caiga en él y todos los años regalo al menos un libro (normalmente más). En esta ocasión pepelanovia se ha visto obsequiada con el libro “El hombre que plantaba árboles” del francés Jean Giono y el libro-cómic “Te quise como solo se quiere a los cabrones” de María José Giménez/José Miguel Fonollosa.

Debo reconocer que caigo en esta maniobra comercial y me gusta y lo hago con agrado, buscando títulos, autores y destinatarios. Recorro librerías, muchas, ojeo, leo por encima y disfruto. Además cacabo comprándome un montón de libros para mi, lo que acaba siendo algo realmente malo para mi maltrecha cartera.

Pero debo decirlo, en esta maniobra comercial, sí, caigo y disfruto con ello.

actualización:

pepelanovia me ha regalado un maravilloso libro sobre carteles propagandísticos de la guerra civil española. Precioso. Estoy como tonto todo el día viendo esas joyas.

Mis poesías

Una amiga me preguntó ayer que dónde podía leer mis poesías. Me puese a recapitular y sí que es cierto que tengo cierto descontrol. Tampoco es que haya publicado en muchos sitios, la verdad, pero no tengo registrado en ningún sitio donde voy publicando mis poemas.

Así que he decidido crear una página dentro de este blog donde iré creando los enlaces donde se publican y donde voy publicando poemas, de esa forma espero tenerlo todo más controlado.

De todas formas no son muchos sitios:

Mar de poesías

Citla

Grupo Buho

El País Literario

Placitomaxia

De éstas, dos son comunidades literarias y no hay selección previa.

¡Ah! y por supuesto en Es hora de embriagarse (con poesía)

Humor informático

humorinformatico.jpg

Y es que como soy informático me toca mucho esta parte.

Te llama un amigo y te dice que ya que tu eres informático a ver si puedes pasar por su casa y arreglarle el ordenador porque hace “cosas muy raras”. Como además de informático soy gilipollas, pues voy y normalmente me encuentro con que el ordenador está requeteinfectado de virus o con el disco duro hecho una puta mierda y me tengo que tirar allí una tarde entera, cuando no casi todo el día para arreglar el puto ordenador.

Eso sí, muchas veces te piden que les hagas una aplicacioncita para que puedan llevar la gestión de su negocio.

Tengo amigos mecánicos y no les pido que se pasen por mi casa a ver si le pueden hacer un cambio de ruedas a mi coche o a mis amigos albañiles no les pido que me hagan una puerta en un tabique.

Claro, ahora llegarán los que me digan que no es lo mismo (que ya me lo han dicho) y aún seguiré sin saber porqué arreglar un puto ordenador no es lo mismo que arreglar un coche. Que conste que yo también pido favores a amigos, pero siempre con la sana intención de pagar por los servicios que realicen. Cuando pido favores profesionales (en el buen sentido, clarostá) lo hago siempre porque me dan más confianza que un desconocido. En el caso de la informática, no se por qué, se da por hecho que como tu sabes de ordenadores, no te cuesta nada arreglarlo. ¡Falso! cuesta un huevo arreglar una mierda de ordenador.

Bueno, los hay que van más lejos y me llaman para que les diga como arreglar el DVD o el equipo de música, como si por ser informático fuera a saber arreglar cualquier cosa.

Las cassettes

Cuando anduve diciendo los blogs y páginas que tenía, se me olvidó un blog al que tengo mucho cariño y es “Las Cassettes”.

El blog fue una idea de mi amigo y maestro Subcielo al que comenté que cuando no existían los CDs (años ha) y las copias caseras se hacían en cassettes, yo me curraba las portadas de estos cassettes de forma muy artesanal y después comencé a hacerlo de los CDs. Él me comentó que por qué no las subía a la red para enseñárselas y lo que hice fue un blog con algunas de esas portadas.

Las portadas las hacía porque las cintas grabadas con los nombres puestos en boli no me gustaban. De hecho casi ni escuchaba esas cintas hasta que no hacía la portada correspondiente. Con la cantidad de música que consumo, era un trabajo bastante costos. Hay que tener en cuenta que tengo casi 1000 cassettes y que le habré hecho la portada a casi la mitad.

 Estas portadas además aparecieron en un libro que publicón Belleza Infinita y que se llamó “Gracias por la música”.

El blog lo hice en bitacoras.com, pero como empezó a estar bastante abandonado el sitio lo abandoné y casi lo olvidé. Bueno, pues lo he recuperado y he recreado el blog en WordPress.

Si queréis ver Las cassettes pinchad Aquí o en el banner image_473710.jpg

Si tengo tiempo iré insertando nuevas portadas para tenerlas allí como permanente recuerdo.

semana santa (o algo así)

Una semana santa completita con pepelanovia y pepelhijo ¿qué más podría pedir?

Buen tiempo.

Es una lástima, pero estar encerrado en un apartamento de apenas 30 m2 sin poder hacer prácticamente nada es una grandísima putada.

Lo bueno ha sido que la imaginación, en estas ocasiones, se dispara y hace prodigios para entretenerse.

A destacar:

1- Paseos por la playa. Largos y divertidos en compañía. Parece demasiado bucólico y tedioso, pero no lo ha sido. Pasear de la mano de pepelanovia y con pepelhijo jugando alrededor ha sido una muy grata experiencia.

2- Juegos en familia, cenas, compras, quedadas con amigos que estaban cerca. Todo muy divertido (vale, no era la caña de la marcha, pero ha sido agradable y divertido).

3- Lectura de poemario de Huidobro (Altazor) en voz alta y descubrir que a pepelhijo no solo le gustaba sino que le interesaba y preguntaba por el significado de versos y palabras.

4- Lectura de poemas míos a pepelanovia y pepelhijo y descubrir que a ambos les gustaba. Pepelhijo incluso mostraba mucha curiosidad, tanta que me pidió que le hiciera un poema dedicado a él (que por supuesto le hice). Acto seguido pepelanovia propuso que pepelhijo le hiciera un poema a pepeltenso y lo hizo y a pepeltenso se le saltaron las lágrimas… cielos… perdón… snif… ya, ya pasó.

5- Desgarro muscular y rotura de vasos sanguíneos en la pantorrila derecha de pepeltenso tras inusitado esfuerzo andarín, partido de palas playeras con pepelhijo y pequeña carrera en la playa en la que la pantorrilla anterioremente citada, hizo ¡crrrack! y pepeltenso cojito y sin poder hacer nada que conlleve el uso de su pierna derecha.

¿Resultado?

El poema que el escribí a pepelhijo y el lunes sin poder ir al curro.

Dejo aquí el poema:

Poema a mi pequeño superman

(semana santa de 2007 en La Manga del mar Menor)

Calmo despertar

de mis sonrisas

 

Abrazo cálido

de suspiros alados

 

Superman disfrazado

de ligero escalofrío.

 

Suave aroma

de tardes de galletas.

 

He abrazado mil y una vez

las esponjas de azúcar

que tus besos

siempre me regalan.

 

Ataré todos tus parpadeos

a cada uno de

mis latidos

para encontrarte

en cada uno de

mis sentimientos.

 

Superman,

mi pequeño superman

que me salva

de cada una de

mis mañanas

 

Superman,

mi pequeño superman

al recate siempre

de todos mis terrores.