De cómo abrazaste mis alientos.

Se quedaron quietos los inviernos
Cuando resbalaron por nuestro lado
Curiosos y un poco envidiosos
Al adivinar que aún nos quedan versos
Para escribir nuestro aliento

Y al gemir
          abrazaste mi aliento

Y al decir tu nombre
          abrazaste mi aliento

Y al respirar
          abrazaste mi aliento
Recuerdo la envidia de los colchones
Al notar que abrazaste mis alientos.

8 respuestas a “De cómo abrazaste mis alientos.

  1. El colchón de mi litera en Cerro Muriano, back in 89, en función del lado por el que acostaras, cantaba Don Pasquale o Whole Lotta Love, y si mirabas la almohada al trasluz, algo oscuro crecía en tu interior y la mirada se te extraviaba.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s