Busco editorial

Uno no para de hacer cosas, lo se. A veces me paso y me meto en demasiados fregados y me superan y no me permiten hacer lo que realmente me apetece, en este momento: escribir.

Aunque siempre busco un hueco y me pongo a escribir. Tengo un capítulo (sólo uno, lo se, no es mucho) de mi primera novela “Recuerdos del cementerio”. Una recopilación de relatos que debo corregir y que podrían perfectamente publicarse en formato libro y un nuevo libro de poemas preparado para su publicación.

Lo malo de escribir es que, claro, luego quieres publicar. Lo malo de intentar publicar un libro de poesía es que ahora mismo el mercado está francamente raro. Por un lado un famosos periódico de este país va a hacer una edición con la “mejor poesía del siglo XX” que empezarán a a vender los domingos junto al diario. Seguro que será un éxito y se agotará. Por otro hay cientos de editoriales en España, muchas de ellas publican poesía o están especializadas en ella. Lo malo es que, al parecer no hay distribuidoras suficientes (lo mismo el negocio está en montar una distribuidora independiente y no en montar una editorial, fijatetú).

El caso es que al final, la gente sí compramos poesía. Aunque con matices, claro. El problema es que nos pasa como con la música clásica, no creemos en lo nuevo, pero nos volcamos con lo antiguo. Así, en general, porque hay más factores para analizar el por qué del mercado poético, clarostá.

Hay cientos de editoriales (ya lo he dicho) pequeñas a las que envías un correo preguntándoles simplemente si estaría interesados en leer originales para estudiar su publicación y en el 99% de los casos la respuesta es siempre la misma: en la actualidad estamos saturados de originales para analizar. Joder, debemos ser manada los escritores, está claro (esto lo se además por la revista de poesía que publico junto a otros amigos, recibo cientos de correos de gente que quiere publicar en ella).

Al final, la conclusión es siempre la misma, hay más escritores que lectores de poesía nueva en España (ignoro la situación en otros países).

El caso es que toda esta historia que he contado es porque lo que ando buscando es una editorial que quiera publicar mi nuevo libro de poemas, que ya tengo cerrado y que luego buscaré una para mi libro de relatos (cuando los pula y mejore), pero que no la voy a encontrar, casi seguro. ¿Por qué? pues porque si creas una editorial lo haces con la más buena voluntad del mundo, pero luego las circunstancias te superan y por circunstancias uno se refiere sobre todo, al tema de distribución y también, entrada en los medios. Las distribuidoras en este país las controlan (las 3 o 4 grandes que hay) los grandes lobbys editoriales y no hay espacio para editoriales pequeñas, ya que las condiciones para que te distribuyan son absolutamente leoninas y las distribuidoras pequeñas que hay no acaban de funcionar todo lo bien que deberían (supongo que por será porque las grandes tienen copado y saturado el mercado con lo suyo, claro). Por otro lado conseguir que un medio de alta difusión en España te haga una pequeña reseña es prácticamente imposible a no ser que untes al perico encargado de la columna de marras (esas famosas comidas en también famosos y caros restaurantes madrileños en los que se cierran “acuerdos” de apoyo y promoción).

Pero hay excepciones, recientemente Dragó hizo una reseña en televisión del libro de Rafael Sarmentero que, pásmense, se autopublica. Lo malo es que al autopublicarte no tienes distribución y claro, el tema de vender se complica. Aunque francamente, nunca lo descarto como opción ya que es algo atractivo y tu llevas el control absoluto de lo que pasa con tu obra (aunque si publicas 200 libros, te los puedes acabar comiendo con patatas en tu casita).

Bueno, que quiero publicar un libro y ya está y no hacer un jodido análisis del mercado editorial en España. Que coño, que QUIERO PUBLICAR UN PUTO LIBRO (que se titulará “Pecado de silencio” que todo hay que decirlo).

P.D.: felicidades gsus, que hoy es tu cumpleaños. Se te quiere.

Bueno, pues ya está

Ya ha pasado la inauguración de la exposición y estará hasta la primera semana de diciembre (en la calle Pelayo 57, La esquina de Santi en Madrid, al lado de la SGAE).

La verdad es que estuvo bien, bastante gente (no se vendió una sola foto, cabrones) y el resultado fue una monumental resaca que aún me dura.

Tengo que descansar.

00110110 00110110 00110101

Iban a ser sólo dos fotos

Así es el título de la próxima exposición fotográfica en la que participo junto a mi buena amiga Rosa Ferré.

Será el próximo jueves 13 de noviembre de 2008, en “La taberna de Santi” (Calle Pelayo 57, Madrid, junto a la SGAE).

Acudid, plis.

iban a ser solo dos fotos

“Poemas para berberechos” Continúa

No se cuanto hace ya que salió a la venta mi libro “Poemas para berberechos”. Que bonito es y que orgulloso estoy de él.

Como para no estarlo, sigue creciendo y multiplicándose, la última referencia está en la revista digital de literatura “Palabras Diversas”. Han publicado una selección de tres poemas extraídos de dicho libro.

Si es que mi niño crece como un campeón.

Podéis leer los poemas AQUÍ (pinchad luego en “La voz de los poetas”).

Para adquirir el libro visitad la web de la editorial AQUÍ