El gato

Otro gato muerto
sobre el asfalto
negro y sucio.

Vida destruida
por la indolente
tecnología cotidiana.

Hueso fragmentado,
machacado al paso
del caucho
todopoderoso.

Detritus esparcido
por la calzada,
visceras convertidas
en despojo de vertedero.

Piel,
carne,
agua,
pelo,
sangre,
cerebro
que desaparecen
poco a poco
adheridos a distintos componenentes
de automóviles ciegos,
hasta que al final
se borre cualquier rastro
y sólo quede
el asfalto,
aséptico,
muerto,
yermo,
perenne.

Como si jamás
el gato hubiera existido.

Anuncios

One thought on “El gato

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s