Este país

Mola lo de este país, la verdad. Aunque dudo mucho que sea algo que se da solo aquí. Me refiero a que vivimos en un sitio en el que se premia a quien más corrupto es. Porque fíjense si no en ese famoso gran empresario español que consigue hacer un pufo de tal envergadura que con un solo agujero es capaz de hundir, el solito (bueno, con otro gran empresario español al lado), dos empresas, una de ellas además que databa del año 53. Bueno, pues este señor consigue dejar sin trabajo a varios cientos de empleados, no les paga las últimas nóminas, se carga todo un grupo empresarial, con todo ello además se carga un montón de puestos de trabajo indirectos y la asociación de empresarios patrios va encima y le premia, se solidariza con él (pero no con los trabajadores que han quedado en la puta calle) e incluso aprueban que siga representándolos como ejemplo y paladín que todo buen empresario debe imitar. Además no debemos olvidar que con todo esto encima el muy truhán se ha embolsado un buen pellizco en concepto de vaya usted a saber. Eso sí, se va hasta Compostela para agradecer al santo ¿el qué?

Seguimos. Con la clase política ahora, como no. Estos señores y señoras, con muy, muy pocas excepciones, consiguen premiar y mantener en puestos casi vitalicios a aquellos que consiguen mostrar las formas menos democráticas, transparentes, honorables y honestas  que cualquier persona pueda realizar. Se aceptan regalos en especie que sobrepasan el sueldo mensual de la media de la clase trabajadora española, reciben sueldos que insultan a la ética y antes de acabar la legislatura mantienen un nivel de vida varias veces superior al que tenían cuando comenzaron, eso sí debe estar a nombre de su jardinero todo porque según consta en la declaración de su patrimonio, éste apenas se ha incrementado. Estos señores y señoras son capaces de poner todo tipo de trabas e incluso paralizar cualquier investigación que se realice sobre su nefasta gestión, pueden vetar preguntas en sus parlamentos, congresos, juntas, etc. Además censuran cualquier intento de crítica externa, usan subvenciones para premiarse a si mismos y a amigos multimillonarios que necesitan algo de dinerillo para mantenerse en su estatus. Y todo esto y mucho más, oiganme, lejos de recibir un mínimo castigo, recibe premio y loa. Los volvemos a votar a los 4 años, los pagamos cifras astronómicas por aparecer en un programa de televisión, se les paga por aparecer en pelotas en un lujoso yate, se les hacen homenajes multitudinarios e incluso se puede llegar a las manos por defenderles en cualquier discusión de bar. Estos señores y señoras no suben los impuestos a los que más ganan, sino que lo hacen la masa salarial medio/baja porque si no es que habrá fuga de capitales y fuga de capitalistas a otros países. Premiamos la ineficacia, el robo, el insulto, la mentira, la falta de ética, la injusticia y encima, no nos quejamos. Porque si algo han hecho bien y seguirán haciendo bien, es que han potenciado el individualismo entre todos, haciendo que no tengamos conciencia colectiva y que no seamos capaces de protestarles en su cara aunque nos bajen el sueldo y nos suban los impuestos. Porque esa es la última, ahora nos quieren convencer de que pagamos memos impuestos que en el resto de Europa, que tampoco es cierto, pero no nos cuentan que tenemos los salarios medios muy por debajo del resto de Europa.
Son capaces de tirar abajo todo un barrio histórico haciéndonos creer que es por nuestro bien, porque harán bonitas casas que no podremos pagar, pero que quedarán muy bonitas.

¿Y todo esto a qué venía? Pues no me acuerdo, solo se que me he puesto de mala leche al leer que quieren subirnos los impuestos, bajarnos los salarios, facilitar el despido, seguir robándonos y que además consumamos y sonriamos. Y da igual el color que apoye al señor. En una famosa provincia andaluza donde la diputación provincial es de izquierdas (¿alguien me puede decir para que cojones sirve esta institución además de para poder mantener más clase política que haga chanchullos con la clase empresarial?), el presidente de dicha diputación se lió a hostias con una pareja de guardia civiles porque estos no se cuadraron delante de él, como si fuera un puto caudillo ¡y dice ser de izquierdas! En una también famosa provincia de levante, otro presidente de la diputación, ha sido penado por robar y cohecho, ha facilitado la publicación de libros donde se justificaba el franquismo y desde donde se reinventaba la historia, va por las calles de donde vive pareciendo Vito Corleone (la gente se acerca hasta él y le pide favores pra su hijo, su cuñado, etc.) y encima le hacen una cena de homenaje. Y podría seguir, pero mejor lo dejo porque total a mi no me va tan mal y aún puedo aguantar, que proteste otro que yo tengo que ir al taller a recoger el coche.

Poesía sin papeles

La red está llena de buenas ideas y hace tiempo di la noticia de que se abría un nuevo blog (a traves del blog http://conpoesia.blogspot.com) con una de esas grandes ideas. El blog en cuestión se llama “Poesía sin papeles” y trata de concienciarnos sobre la necesidad de eliminar las fronteras y la absoluta necesidad de la libre circulación de las personas por todo el mundo.

El caso es que son muy buena gente y hace un tiempo les envié un poema de mi buen amigo mexicano Carlos Valenzuela y lo publicaron, el poema podéis leerlo AQUÍ.

El otro día me puse a escribir un poema sobre el tema de las fronteras y la problemática que supone para aquellos y aquellas que quieren atravesarlas en busca de una vida mejor y se lo envié a ellos y me lo han publicado, se titula, como no, FRONTERAS.

toy story 3

 

Ayer cine. En plan la gran familia (los mas jóvenes no sabrán a que referencia cinematográfica estoy haciendo alusión, algo insufrible lo de ese film, créanme). Pues eso, con la hermana, el hijo, la tía, la sobrina, los hijos, las hijas…

Tocó Toy Story, la 3. Allí nos plantamos todos ocupando gran parte de la superficie del cine, con nuestro super combo maxi ulltra mega grande de palomitas (con cuidado de que ninguno de los infantes cayera dentro de él y le perdiéramos para siempre), vaso de refresco de cola y gafas ochenteras tipo Ray-Ban imitación cutre para el 3D.
La verdad es que lo del 3D se lo podrían evitar. La peli en si es cojonuda, quizás peque demasiado de un guion muy disney (malo muy malo, buenos muy buenos, etc.) Pero entre la animación que es la leche y los golpes típicos de Pixar, la verdad es que pasa un buen rato.

Gran película, sin duda. Lo que han tenido que currar los dibujantes y animadores. Mención especial al corto que proyectan antes, es la bomba

Sobre el rock’n’roll

¿El rock’n’roll se está muriendo?, esa sería una afirmación que podría parecer un poco bestia, pero en parte es así. Al menos el rock’n’roll en el concepto que se manejó en los 50, 60, 70, 80 y parte de los 90.

El concepto de banda de tres, cuatro o cinco personas que aprende música de oído o no, pero que ve el rock como parte de una forma de vida, se muere. Si de algo ha servido la primera década del siglo XXI es para cargarse el concepto del rock’n’roll. Las grandes industrias audiovisuales han ido a saco a cargar se el concepto del rockero rebelde, que no acepta normas, que vive de una forma distinta y que además gusta a mucha gente. ¿Cuál fue el último rockero así? ¿Kurt Cobain? (pese a la grima que me da hacer esta afirmación, la verdad), Bueno, el último rockero íntegro que nos ha dejado y de nueva hornada debe ser el líder del grupo Type 0 Negative.

El caso es que a principios de siglo ocurrió un efecto muy curioso propiciado, probablemente, por el tema de la piratería: el rock’n’roll dejó de ser negocio. Vale, sí, se sigue vendiendo mucho rock’n’roll, pero no nos hagamos líos, no se crean nuevas grandes bandas y lo único que se hace es reeditar y reeditar antiguos grandes éxitos. Lo único que parece vender es lo antiguo y no me refiero a dinosaurios tipo Led  Zeppelin o Yes, que también, sino a reeditar a R.E.M., The Cure, Joy Division o Motorhead (aunque sigan en activo). Sí, han surgido Radiohead o Muse, pero estas bandas nos llevan a otro tema que habría que destacar, la trasformación del rock en pop. De hecho en algún sitio he leído que Muse se pueden calificar como pop sinfónico. Ole sus huevos.

Como decía el rock tradicional, el de sacar bandas nuevas y convertirlas en éxito, se acabó como forma de negocio. La cosa empieza a estar clara cuando la Disney se mete en la industria del rock y crea sus propios subproductos y mantiene en nómina caricaturas del rock como Jonas Brothers, Hanna Montana o Camp Rock. Sí amigos y amigas, Disney decidió bajar la edad media del rock a 12 años y crear subproductos en formas de series de televisión o películas que lo único que hacen es repetir los tópicos más bobos del rock y además con la moralina con que siempre la Disney envuelve sus productos. Actualmente el rock mal vive en las compañías pequeñas que están haciendo un magnífico trabajo para mantener a las muchas personas que sigue teniendo inquietudes de rock’n’roll y entienden esa música como una forma de vida, pero creo que estas alturas ni los unos ni los otros aspiran a pegar un pelotazo que les convierta en grandes estrellas del rock al uso. De hecho la mayoría de los músicos se conformarían con poder vivir de su música.

Y es que estamos en una situación en la que o vendes 17.000.000 de discos o eres una puta mierda. Apenas hay salas pequeñas de conciertos, las instituciones locales se han encargado de hacerlas desaparecer y estas mismas instituciones han hecho que el rock se entienda ya sólo como algo de masas, o vendes 2000 entradas o no eres nadie. El apoyo al pequeño músico no sólo no se apoya sino que además se ha llenado de trabas. Desde las concejalías, consejerías y ministerios de cultura, sólo se apoya la cultura de masas, como si de un hipermercado se tratara. Las emisoras de radio o bien sólo emiten música del pasado o se centran en los grande vendedores (esto último no es una novedad, pero ahora es que no hay alternativas). Por no hablar que las mismas productoras son las que controlan los canales de distribución, promoción, marketing e incluso conciertos. La última moda es que las productoras hacen firmar contratos a las bandas y artistas en las que quieren quedarse con un tanto por cierto de cada concierto que den. Independientemente de quién haya conseguido el bolo, si la productora o la propia banda.

¿Qué queda? Pues nos queda internet, de momento. Y no hablo del medio tal y como lo ven la SGAE o el ministerio de Cultura, no. No lo veo como el sitio para poder descargarte de forma fraudulenta el trabajo realizado por los músicos, no. Lo veo como el único medio real que existe actualmente para poder buscar, encontrar y escuchar música que no sea la misma mierda de siempre. Lo veo como el único medio abierto para poder promocionar los músicos su trabajo. Ya no quedan casi salas en las que poder tocar, no hay emisoras de radio accesibles para poder mostrar el trabajo realizado… Todo se ahoga por productos prefabricados o por la cultura de masas. Esta misma política hace que la creatividad decaiga, ya que los únicos productos que se venden son los que se fabrican en despachos y laboratorios, haciendo que se copien los unos a los otros. Al no haber diversidad las ventas caen y entonces buscamos un culpable que es la piratería, cuando el problema es la propia industria.

¿Qué va a ocurrir? Pues que el rock’n’roll seguirá esperando y construyéndose desde abajo, que los canales de venta y distribución cambiarán (volvemos a la venta de discos en el concierto, además de internet) y están cambiando y que cuando se haya creado una infraestructura que funcione y que esté al margen de los grandes lobbys, estos llegarán, lo comprarán todo y se lo volverán a cargar de la mima forma que se cargaron 40 años de rock’n’roll, gracias a su insaciable avaricia.

joder, cagustomequedao, aunque me haya quedado desestructurado y tal.