pues nada

Que no tengo nada que decir.
Asi que mejor permanecer callado ¿no?
Aún así, lo intentaré.
Lo más destacable que me ha pasado es una magnífica camiseta sangrienta y ulltraviolenta que pepelhijo me regaló por el día del padre. También pasó un magnífico recital junto a Enol Sanyago, Nares Montero y Eva Gallud que tuvo lugar en el Volta Café, un sitio estupendo.
Tengo mi novela casi terminada, a falta de cerrar cuatro cosillas.
Se me ha roto el coche, el ordenador portátil, una camisa y 2 trajes (por los huevos, como los hombres).
He vuelto a retomar el contacto con un par de amigos de estos de toda la vida y me encuentro un poco saturado de historias, de revistas, de libros y cosas de las que tirar. Apenas uso la cámara.
El curro tranquilo, mal pagado, pero tranquilo.
Tranquilo.
Tranquilo.
Se me olvidaba, hemos puesto en marcha varios proyectos apasionantes:
1 premio de poesía junto a la gente de Badulake que ha sido un éxito.
1 micro editorial que se llama LVR[ediciones y que publica poesía
1 antología de relato y cuento que se llama “Al otro lado del espejo. Narrando contra corriente” antologada por gsus bonilla, diseño de Luis Morales, portada de Daviz del Reino y editada por los editores mas majos del país: Escalera.
He abierto otro blog, pero este es para colgar los carteles que diseño para eventos, así como todo el material gráfico que también produzco (postales, portadas de libros, etc.)

Anuncios

Este país

Mola lo de este país, la verdad. Aunque dudo mucho que sea algo que se da solo aquí. Me refiero a que vivimos en un sitio en el que se premia a quien más corrupto es. Porque fíjense si no en ese famoso gran empresario español que consigue hacer un pufo de tal envergadura que con un solo agujero es capaz de hundir, el solito (bueno, con otro gran empresario español al lado), dos empresas, una de ellas además que databa del año 53. Bueno, pues este señor consigue dejar sin trabajo a varios cientos de empleados, no les paga las últimas nóminas, se carga todo un grupo empresarial, con todo ello además se carga un montón de puestos de trabajo indirectos y la asociación de empresarios patrios va encima y le premia, se solidariza con él (pero no con los trabajadores que han quedado en la puta calle) e incluso aprueban que siga representándolos como ejemplo y paladín que todo buen empresario debe imitar. Además no debemos olvidar que con todo esto encima el muy truhán se ha embolsado un buen pellizco en concepto de vaya usted a saber. Eso sí, se va hasta Compostela para agradecer al santo ¿el qué?

Seguimos. Con la clase política ahora, como no. Estos señores y señoras, con muy, muy pocas excepciones, consiguen premiar y mantener en puestos casi vitalicios a aquellos que consiguen mostrar las formas menos democráticas, transparentes, honorables y honestas  que cualquier persona pueda realizar. Se aceptan regalos en especie que sobrepasan el sueldo mensual de la media de la clase trabajadora española, reciben sueldos que insultan a la ética y antes de acabar la legislatura mantienen un nivel de vida varias veces superior al que tenían cuando comenzaron, eso sí debe estar a nombre de su jardinero todo porque según consta en la declaración de su patrimonio, éste apenas se ha incrementado. Estos señores y señoras son capaces de poner todo tipo de trabas e incluso paralizar cualquier investigación que se realice sobre su nefasta gestión, pueden vetar preguntas en sus parlamentos, congresos, juntas, etc. Además censuran cualquier intento de crítica externa, usan subvenciones para premiarse a si mismos y a amigos multimillonarios que necesitan algo de dinerillo para mantenerse en su estatus. Y todo esto y mucho más, oiganme, lejos de recibir un mínimo castigo, recibe premio y loa. Los volvemos a votar a los 4 años, los pagamos cifras astronómicas por aparecer en un programa de televisión, se les paga por aparecer en pelotas en un lujoso yate, se les hacen homenajes multitudinarios e incluso se puede llegar a las manos por defenderles en cualquier discusión de bar. Estos señores y señoras no suben los impuestos a los que más ganan, sino que lo hacen la masa salarial medio/baja porque si no es que habrá fuga de capitales y fuga de capitalistas a otros países. Premiamos la ineficacia, el robo, el insulto, la mentira, la falta de ética, la injusticia y encima, no nos quejamos. Porque si algo han hecho bien y seguirán haciendo bien, es que han potenciado el individualismo entre todos, haciendo que no tengamos conciencia colectiva y que no seamos capaces de protestarles en su cara aunque nos bajen el sueldo y nos suban los impuestos. Porque esa es la última, ahora nos quieren convencer de que pagamos memos impuestos que en el resto de Europa, que tampoco es cierto, pero no nos cuentan que tenemos los salarios medios muy por debajo del resto de Europa.
Son capaces de tirar abajo todo un barrio histórico haciéndonos creer que es por nuestro bien, porque harán bonitas casas que no podremos pagar, pero que quedarán muy bonitas.

¿Y todo esto a qué venía? Pues no me acuerdo, solo se que me he puesto de mala leche al leer que quieren subirnos los impuestos, bajarnos los salarios, facilitar el despido, seguir robándonos y que además consumamos y sonriamos. Y da igual el color que apoye al señor. En una famosa provincia andaluza donde la diputación provincial es de izquierdas (¿alguien me puede decir para que cojones sirve esta institución además de para poder mantener más clase política que haga chanchullos con la clase empresarial?), el presidente de dicha diputación se lió a hostias con una pareja de guardia civiles porque estos no se cuadraron delante de él, como si fuera un puto caudillo ¡y dice ser de izquierdas! En una también famosa provincia de levante, otro presidente de la diputación, ha sido penado por robar y cohecho, ha facilitado la publicación de libros donde se justificaba el franquismo y desde donde se reinventaba la historia, va por las calles de donde vive pareciendo Vito Corleone (la gente se acerca hasta él y le pide favores pra su hijo, su cuñado, etc.) y encima le hacen una cena de homenaje. Y podría seguir, pero mejor lo dejo porque total a mi no me va tan mal y aún puedo aguantar, que proteste otro que yo tengo que ir al taller a recoger el coche.

A hostias con el pasado

Yo, antes que este blog tuve dos, el primero se llamaba “Entérate imbécil”. Tuve la idea de guardar todas las entradas en un documento word y el otro día, buscando no se que archivo, me encontré con él. Estuve leyendo un poco aquello y hay que joderse las cosas que escribí, aunque creo que hay entradas que eran buenas, la verdad.

Me llamó la atención una que, aunque parezca un poco intrascendente, en aquél momento no lo era.

Reproduzco aquella entrada del blog “Entérate imbécil” que me ha traído gratos recuerdos (como mi relación con P.).

 

<<

17.6.03

 

Suena Ryan Adams y su tema Cryin’ on Demand. Melancolía con guitarrita. Pero me gusta tanto.
Hoy estoy con el cerebro de corcho. Ni una sola idea válida llega a mi extenuado motor intelectual (que pretenciosa la frase ¿no?).
Solo he conseguido salir al paso en el trabajo.
El resto del día, en estado de éxtasis Zen. Ni una sola idea, ni buena ni mala. Da igual.

Y todo ello por el precio de unas cervecitas (unas 35 cañas +/-).

Me noto seco.

Pongo la Mtv.
Aparece la serie The Osbournes.
Alucino con esa serie. Aparece un Ozzy totalmente acabado. Siempre maqueado, pero parece un abuelo al que se le ha ido el panchito hace mucho tiempo.
Su cerebro debe ser de corcho permanentemente.
La hija de Ozzy chilla como una histérica porque no la dejan celebrar su cumpleaños como ella quiere. Es alucinante. Es mil veces mejor que Hotel Glam. con diferencia.
¡Que panda de descerebrados!
Suena Ben Harper, pero corro a cambiar el CD. Es hora de escuchar Paranoid de los Black Sabbath.

Vuelvo a mirar a la pantalla y en ella está Ozzy colgado del cuello de Manson. No para de besarle. Entre beso y beso (en la boca, of course) Manson no hace nada más que pedir ayuda a la esposa de Ozzy.
¿Con qué se pinta los labios ese pollo?, ¿con Titanlux?

Hoy me siento Ozzy. Corcho. Vida corcho. Estado corcho. Alcornoque total. Piel de corcho. Oreja corcho. Lengua corcho. Corcho hasta en la polla (con perdón).

Iron Man suena. Bestial. >>

Los 10.000 orgasmos de Dios

La verdad me ha sido revelada. Se ha transmitido la sabiduría. Yo he sido elegido para recibir la buena nueva y es mi deber el transmitirla.

El Todopoderoso sintió hasta 10.000 veces la electricidad en su espalda provocada por el orgasmo y se me ha encomendado el enumerarlas.

1- Cuando creó a mi hijo

2- Cuando me creó a mi

3- … mmmmmmmmmmmmmmessstooooooooooommmmmmmmmmmm. Bueno, quizás no fueran diez mil, lo mismo sólo fueron dos. Sí, sólo dos, en fin, el pobre, que pena, con lo bien que se pasa.

Bueno, pues es todo, ¡ea!, hasta aquí la revelación. Se acabó, venga, circuleeeeeen, circuleeeeeen, no hay nada que ver aquí. Ya ha sido todo contado. Vengaaaa, dispersenseeeeee.

Bueno esperen, la verdad es que queda algo más por contar y es que el día 30 de septiembre tendrá lugar la presentación del libro “El incendio y otros relatos” de José Naveiras García publicado por Ediciones Atlantis en el  hotel NH Embajada (Santa Engracia 5) a las 20:00 horas.

Participará Carlos Salem autor del prólogo.

No deben faltar a esta cita. Es de obligado cumplimiento y pecado el perdérsela.

De la poesía y los recitales y esas cosas.

El otro día leía en El País que la poesía estaba alojada en los bares y que se adornaba con canciones, proyecciones, performances varias y demás, para así, según decía el artículo, poder captar a la gente y que se interesen por lo que ocurra en el local de marras en ese momento y además por la poesía, claro. El muy mamón del autor (que no conozco) decía que si no era así, la poesía estaba destinada a morir.
La verdad es que está bien y los últimos recitales que hemos organizado van en esa línea, esto es, hacer un mini espectáculo de diversas disciplinas y así poder mantener la atención del público durante 3 cuartos de hora.

Lo que pasa es que es muy cansado para un poeta meterse en estos fregados, almenospami mireusté. La verdad es que queda todo muy bonito, pero uno como autor, sólo quiere transmitir cosas a la gente, bien sea a través de la lectura o en un recital. Y decía que es agotador porque uno no es músico, ni tiene ni puta idea de teatro, ni de animar fiestas y además de bailar ni hablamos porque uno se mueve menos que una farola. Se puede decir que no soy el alma de ninguna fiesta y entonces uno se mete en uno de estos cotarros precedido por con un showman del estilo, digamos por ejemplo, del gran Dani Orviz (no deben perderse ninguna de sus apariciones en púlbico, de verdad), con un gaditano saleroso que canta, toca el piano, la guitarra y además tiene mucha gracia el tío y anima cualquier cotarro (ese Carlos Galán impagable, de verdad). Además está, por ejemplo, la Vukusic (perdón, no se escribir tu apellido) que ella además de ser una de las mejores poetas de la actualidad, es una excelente actriz. Después, uno se sube al pequeño escenario con sus cuatro cuartillas escritas en ordenador y lee unos tristes versos a los que nadie hace ni puto caso porque han aprovechado la pausa para ir a la barra y pedirse un pelotazo.

La verdad, echo de menos los recitales al uso, aunque no fueran nada más que unos cuantos tipos aburridos y unas mujeres leyendo unos versos en público. No se me interprete mal, que tampoco quiero decir que lo del espectáculo total esté mal, no, no es eso. Lo que pasa es que a uno ya le cuesta ponerse a recitar en público y si encima tiene que hacer alguna que otra cosilla pues como que me da corte. Además, eso de que se ponga la gente a pedir copas cuando uno está leyendo pues como que no me pone mucho, la verdad.

Un relato, pequeño. Más bien un boceto de relato desechado.

Me reuno con un amigo al que hace tiempo que no veo. Mucho tiempo. Aunque siempre mantenemos una correspondencia muy activa, casi diaria, por internet.

Finalmente quedamos porque me quiere contar algo que puede ser una bomba en su ambiente.

Este señor, al que llamaremos Bunbury en honor a Oscard Wilde y no al conocido cantante, me cuenta delante de unas cervezas lo que ha sido su vida hasta el momento.

Descendencia, un divorcio y una nueva relación que no marcha como debiera en la actualidad.

Bunbury me cuenta que está harto, que está cansado de su actual pareja, que le cansa, que apenas le deja espacio.

Bunbury agacha la cabeza, la sujeta con ambas manos.

“Pobre Bunbury”, pienso, mientras guardo un discreto silencio esperando a que continúe su relato.

No lo hace sigue observando la parte alta de su cerveza sin decir nada.

“Hay algo más ¿verdad?”, le pregunto por fín. “Joder, pues claro que hay algo más. Si no no estaría aquí contigo hablando” me dice tranquilo. “En realidad no hay algo más, hay alguien más”.

La jodimos, el problema es a tres bandas y esos son muy, muy difíciles de resolver.

Me cuenta que ha conocido a una persona con la que no contaba en su problema con su actual pareja, que de momento no ha sucedido nada, todo han sido encuentros fortuitos con pequeños roces, casi sin contacto. Por supuesto nada de sexo, ni siquiera han habido besos entre ellos. Me dice que no se la puede quitar de la cabeza. Me cuenta que se está enamorando hasta lo más profundo de una persona que ni siquiera conoce, solo a través de pequeños correos, de cortas llamadas y más cortas conversaciones en algún bar.

“Pareces un adolescente jajajaja”, le comento. Bunbury se ríe y continúa diciéndome que es cierto, que le recuerda a aquellos amores de instituto que nos contábamos el uno al otro. Pero que no lo ha podido evitar.

“¿De verdad no la has besado aún?”, le pregunto intrigado.

Bunbury se sonroja y me dice que no, que parece absurdo, pero que no se ha atrevido.

“Hazlo, bésala con adolescencia”, le digo. “Con mucha adolescencia, seguro que eso te dice algo”. La verdad es que le habría dicho que la besara porque sus labios le dirían la verdad sobre lo que tendría que hacer, pero es demasiado poética la frase como para decírsela en ese momento.

“¿Con adolescencia?, ¿y eso que es?, ¿tu estás gilipollas?”, me responde. En ese momento me doy cuenta de que he hecho bien en no decirle la frase completa.

“Que la beses, joder y te dejes de pamplinas coño. Que ya tienes una edad como para andar con gilipolleces. Que tienes un divorcio a tu espalda, una hija y una puta relación que no funciona y aún tienes miramientos en besar a alguien que te gusta”. Me mira con pasmo.

“Claro, para ti es muy fácil porque estás fuera”, me dice.

“Pues claro que estoy fuera, si te parece me meto entre medias y lo complicamos todo un poco”

“Es que no entiendes, no quiero que nadie sufra y…”, “Eso a estas alturas es imposible”, le interrumpo.

.

Bunbury, bésala, hazlo con toda la adolescencia de la que seas capaz.

Pesadillas

Sueño con grandes insectos que recorren las habitaciones de mi casa.

Hay dos grandes cucarachas que luchan la una con la otra y  una de ellas vence comiéndose la diminuta cabeza de su oponente entre grandes chirridos y crujidos que me ensordecen y horrorizan.

Quiero despertar. Salgo corriendo de mi habitación huyendo de ese espectáculo terrible, pensando que la cucaracha superviviente no ha saciado aún su hambre.

Existe un escarabajo ciervo del tamaño de un caniche que me cierra el paso alzando al viento su gran cornamenta. Vuelvo sobre mis pasos lanzando alaridos al infinito y descubro que las cucarachas han desaparecido, la viva y la muerta.

Una extraña percusión que proviene del techo, hace que entre en estado de pánico y lucho por no mirar hacia arriba, pero no puedo y finalmente mis ojos se clavan en lo alto. Una mantis del tamaño de mi hijo se mueve rápidamente sin parar de observarme, girando su verde cabeza de forma imposible, haciendo sonar sus largas patas al chocarlas contra las paredes. Sudo y procuro no moverme.

Sí, también hay una gran araña con la cabeza repleta de ojos que no para de mover sus mandíbulas, como si quisiera contarme miles de historias y yo no tuviera la capacidad de entenderla, pero la entiendo y lo que me cuenta me aterroriza aún más.

Despierto sobresaltado y miro a mi alrededor para comprobar que todo ha desaparecido y que al lado de mi cama duerme tranquilo y plácido, mi pequeño escorpión de compañía.

“Pecado de silencio” en librerías, al menos en una.

Ayer fui a hacer mi compra mensual de libros. Dos de poesía y uno de narrativa. Hacía tiempo que no iba a Hiperión, sobre todo porque el horario que tienen es francamente malo. Eso de que abran sólo en horario de oficina, seamos sinceros, es una putada para los compradores. Abren de 9:30 a 18:00 horas y llegué a las 17:45, por los pelos. El caso es que entré en esta librería y me puse a ver las novedades de su propia editorial. Cosas muy buenas (la selección en Hiperión siempre es inmejorable) y muy variadas por cierto, muy apetecibles. De pronto caigo ¿y si mi libro estuviera en tan mítica librería poética? Sólo el pensarlo me hizo sonrojar. Tímido que es uno yavenustedes. Obviamente no podía preguntar por el libro, está mi foto ¿y si el dependiente me reconoce? (casualmente). Entonces me puse a recorrer estanterías, a pasar por delante de cientos de lomos de libros y… ahí estaba, mi pequeño “Pecado de silencio” en la librería Hiperion. Yo, José Naveiras como autor en una librería mítica de Madrid en cuanto a poesía.
Lo tomé en mis manos como si jamás lo hubiese visto. Una lágrima quería salirse de donde estaba alojada. Parecíame que una música acompañaba el mítico momento cuando… “Señorvamosacerrar, simehacelfavor”. A tomar por culo todo el encanto de mi estado místico (que conste que la persona que me lo dijo fue de lo más educada). Rápidamente me dediqué a cavilar sobre si lo compraba o no. Sólo había un ejemplar (que yo viera) y no hay nada más patético que el autor comprando su propio libro, pensé. Así que lo volví a dejar, también dejé por ahí los libros que había seleccionado para comprar. Estaba demasiado confuso ante la emoción de ver mi libro en las estanterías de una librería afamada.
Salí del sitio en cuestión, tomé mi moto y me dirigí hacia la librería Antonio Machado. La búsqueda no obtuvo los mismos resultados. Ahí veía con envidia el libro de Stelle “27 paraguas” (más que recomendable, por cierto), el de Luis Luna publicado por Gens (que me compré).
La envidia, que mala la envidia. Con lo bonito que me había quedado el momento anterior. En fins.
Al menos hoy mi amigo Sergio me escribe diciendo que ha estado hablando con la distribuidora para ver donde podía comprar mi libro (él no es de los que compra por internet), que le habían dicho que sólo se vendía en Hiperión y que hoy pasaría a comprarlo (casualidades de la via o rimadas como diría Patty). Algo es algo.
Yo por mi parte salí con el librazo de Luis Luna y el de Cirlot debajo del brazo.
Esta noche al atauqe otra vez a presentar y vender el libro.

Vamos a hablar de visionarios

Es curioso que no hay sector ni profesional ni de otro ámbito en el que no aparezca una figura odiosa y deprimente que es “el listo”.

Siempre hay un puto listo que te toca los huevos con que si esto es bueno o esto es malo. Con que si lo haces bien o mal.

En la música abundan y mucho. Tu dices que tal o cual grupo o artista te gusta y siemper hay un listo que te dice que eso que con tanta adoración tu escuchas “es una mierda”. No es que te diga que a él o ella no le gusta, no. Lo califica de mierda y a partir de ahí pretende mantener una conversación.

Lo mismo en el ámbito profesional. Surgen en el mundo informático (sector en el que tristemente me muevo profesionalmente) cientos de personajes que se atreven a mirar tu monitor por encima de tu hombro mientras programas algo o preparas cualquier cosa y siempre te apuntan “coño, lo estás haciendo mal, mira deja” y acto seguido te mete un manotazo con el que aparta tus manos del teclado o del ratón y se pone él o ella a hacer lo que tú estabas tranquilamente realizando. Obviamente te dan ganas de coger el taclado y estampárselo en la cara tantas veces como teclas contiene el mismo y así hasta que se caigan todas. Pero no lo haces, no, lamentablemente no lo haces porque piensas “yo no soy violento, no, pero las voces que me dicen en mi interior ‘mata, maaaaataaa’ empiezan a tener razón”. El caso es que lo dejas pasar porque tus padres, torpemente, te dieron una educación que al parecer al compañero o compañera no le dieron.

¿Hablamos entonces del mundo de la poesía y la literatura?

Hablemos. Ahí pasa igual o similar. Basta que alguien escriba algo bueno para que de repente le salgan miles de aduladores (bueno, puede que haya exagerado, como mucho suelen ser una docena) que hacen que su ego crezca exponencialmente a las comidas de… cabeza que le hacen. Entonces lo que antes era un escritor o escritora amable, afable e incluso modesto y simpático, se tranforma en una ser que trata de dar clases y apuntar que es bueno o malo en el mundo literario convirtiendo, a partir de ese momento, su verbo en dogma de fe. Lo peor es que de ahí esa persona jamás se apeará ya e incluso irá a peor. Comenzará apuntando que no todo lo que lee es bueno, que hay mucha mierda por ahí, pero que hasta el momento no había dicho nada porque no se atrevía. A continuación entrará en la fase beta en la que ya señalará a aquellas personas que escriben y que le parecen buenas, omitiendo siempre lo que no cree que es bueno. Siempre apuntando que todo aquello que no nombra es que no merece la pena, clarostá. La fase omega sería cuando ya, endiosado o endiosada, se sube a la tarima de los tocados por la mano de Dios para poner a parir a toda persona que escribe algo y fijarse sólo en su propio trabajo, su propia persona y en la de sus dos o tres amigos o amigas que le quedan (porque el resto de gente sólo le soportan y a veces ni eso). Obviamente te dan ganas de coger un boli Bic (crsital que escribe normal) y clavárselo en la yugular  o amputarle todos los dedos de la mano con la que escribe para que deje de hacerlo.

Tampoco lo haces, no. Esa maldita educación que te dieron tus padres pesa y mucho, muy lamentable.

¿Quieres saber como localizar a alguno de estos personajes? Pues es francamente sencillo, haz la pregunta pertienente. Preguntas como ¿qué es para ti la cocina?, ¿Tú que piensas que es la poesía?, ¿que algoritmo de programación piensas que es el mejor? No se, cosas así, aplicándolas a cada campo. Si el personaje que tienes delante comienza a disertar sobre lo que acabas de preguntar con gesto serio, una ceja alzada, gesto forzado y verbos que no ultilizaría ni Eduardo Punset, estás ante un listo. Huye.

Bueno y que nadie se de por aludido, por favor, este post no es un ataque a ninguna persona en concreto, bueno sí, a ese listo que no se dará por aludido porque pensará que está por encima del bien y el mal.

P.D.: cuidado con el mundillo del diseño gráfico, que ahí también hay mucho listo que califica de mierda cualquier cosa que no haya hecho él o ella.

P.D. 2: Si su caso no está reflejado en este post, le invito a que nos lo deje documentado. Eviten nombres propios o referencias directas a personas concretas, por favor.

Vuelta musical después de las vacaciones de verano del hemisferio norte

En el hemisferio norte volvemos de nuestras vacaciones veraniegas y para que no haya un trauma post-vacacional realmente grave, lo mejor es un poco de música.
 
He preparado una selección musical para levantar ánimos y que el rock’n’roll viaje por vuestra atrofiadas venas, no por nada, sino porque seguro que las canciones del chiringuito dejaban mucho que desear.
 
Podéis escuchar a:
Tarántula
Beatles
Blur
Creedence Clearwater Revival
Pixies
Dread Zeppelin
Fleshtones
The Kingsmen
Asian Kung-Fu Generation
Triángulo de amor bizarro
The Sound
 
y muchos mas…
 
46 minutos de música en total.
 
 
Podéis escucharlo en: http://atapuerca.podomatic.com/ pulsando el botón de “Play” o descargarlo directamente de: http://atapuerca.podomatic.com/enclosure/2008-09-07T05_26_53-07_00.mp3
 
Disfrutadlo y sed felices

Creo recordar

que una vez

te tuve al lado o incluso

tatuada en el motor.

*

Que te jodan,

de verdad.

*

Y no es resentimiento,

no.

Es recapacitación

y un poco de análisis.

*

Que te jodan,

de verdad.

*

Por cada minuto

de minusvaloración,

por inculcar el miedo,

por crear rencor…

y te juro que nunca fui rencoroso.

*

Aún así,

que te jodan,

de verdad.

*

Por cada segundo

que estando a mi lado

me alejaste de ti,

porque tus manos

jamas aprendieron

como retenerme,

por alejarme de mi.

*

Que te jodan,

de verdad,

pero desde el cariño,

que eso nunca lo pierdo.

Fuck You

Más corazón, siempre

Más,
porque si no
se me oxidan las venas.
Más,
por si en alguna ocasión
decides no estar.

Más,
que iluminen
todas las nubes.

Más,
que me quedo
sin latidos.

Más,
porque ayer
se me rompió otro traje.

Más,
porque siempre
los pido a deshora.

Más,
porque ya no hay
cartas de amor.

Más corazón, siempre.