Ayer murió otro bar

Ayer murió otro bar
y tu y yo indignados
levantamos decenas de barricadas
con latas de cerveza vacías.

Disparábamos miles
de botellas de champán
y asestábamos certeros taponazos
a las fuerzas del alcohol público.

Resistimos heroicamente
una y otra vez
sus continuos envites
contra nuestras posiciones.

Ellos al grito de dispérsense
y nosotros tras el lema
dejadnos beber.

La lucha por los derechos.

Vencimos tras varios días
de justas reivindicaciones.

Ayer murió una niña
de hambre
justo al lado de donde yo vivo.
Realmente no está tan lejos
como parece.
Pero esta vez no salimos
a la calle a pelear
blandiendo barras de pan
en nuestras manos.
No.
Estábamos demasiado ocupados
con nuestras resacas.

Anuncios

Nuevo proyecto

Resulta que estoy trabajando en un nuevo proyecto (otro) con mi gran amigo Carlos de la Cruz en el que estamos escribiendo poemas acerca de las dos ciudades que nos habitan: Madrid (yo), Mexico DF (Carlos).

La idea es hacer un video-libro con poemas nuestros en el que mostramos nuestra visiónd e estas dos ciudades, además contamos con colaboración de unos músicos de Mexico que son la leche y Patty de Frutos que nos ha cedido unas cuantas tomas de video urbanas. Todo ello lo montaremos y trataremos de presentarlo en varios locales de Madrid para después de navidades. Un proyecto precioso que va más lento de lo que esperaba, sobre todo por mi parte.

Éste es uno de lo poemas que he escrito para el proyecto:

Cuando las alcantarillas

gritan dosis de vergüenza.

 .

Cuando los autobuses

fuman lo que Mickey Mouse desprecia.

 .

Cuando la gente

se identifica con las voces de los despachos.

 .

Cuando los perros

muerden por un collar de diamantes.

 .

Cuando la lucha,

sin haber comenzado, está perdida.

 .

Cuando el corazón

empuja tu cerveza contra el suelo.

.

Cuando la cerveza

estampa tu corazón contra cualquier muro.

 .

Cuando la publicidad

se convierte en la nueva religión.

 .

Cuando la deuda

está instalada encima de tus párpados.

 .

Es entonces cuando te das cuenta

que la ciudad fue construida

como campo para tu desconcentración

y no como tierra de oportunidades.

A-Dios

Adiós mi corazón, que el corazón

es adiós.

El muro terminado se levanta

 

Juan Eduardo Cirlot

.

.

Adiós,

con Dios,

sin amor

o con él

porque en la despedida

se nos quedó el amor.

.

Adiós,

con Dios,

con amor

y con el muro

levantado con ladrillos

de caricias.

.

Ahora no hay Dios que se lo salte

.

Adiós,

con Dios,

mi amor.

.

Por favor, que alguien

encienda ya la luz.

.

 

P.D.: de mi último libro Todavía muertos publicado este año en editorial Amargord, dentro de la colección Hecho en Lavapiés.

Poesía sin papeles

La red está llena de buenas ideas y hace tiempo di la noticia de que se abría un nuevo blog (a traves del blog http://conpoesia.blogspot.com) con una de esas grandes ideas. El blog en cuestión se llama “Poesía sin papeles” y trata de concienciarnos sobre la necesidad de eliminar las fronteras y la absoluta necesidad de la libre circulación de las personas por todo el mundo.

El caso es que son muy buena gente y hace un tiempo les envié un poema de mi buen amigo mexicano Carlos Valenzuela y lo publicaron, el poema podéis leerlo AQUÍ.

El otro día me puse a escribir un poema sobre el tema de las fronteras y la problemática que supone para aquellos y aquellas que quieren atravesarlas en busca de una vida mejor y se lo envié a ellos y me lo han publicado, se titula, como no, FRONTERAS.

Reina, ahora y siempre


Siempre eres mi mente,

siempre.

Pegada a las palabras

que escupe mi cabeza,

siempre.

.

Me sabes a pensamiento

cuando te recorre mi boca,

con un punto de sal.

.

Siempre eres parto

de mi pobre anatomía,

siempre.

Con el poder de tus poros

segregando oscuras esencias

constructoras de lascivias,

siempre.

.

Me reinventas

con golpes de labios

convertidos en improvisados chalecos antibalas.

.

Siempre eres mi cimiento,

siempre.

Pintada en mis paredes

con rotulador indeleble,

siempre.

Onanismo


Tus tetas

ya no me miran.

Es así.

Las observo pero ellas

ya no me miran.

Y yo me siento despreciado

y mis genitales se niegan a

componer campanario de catedral,

sólo porque tus tetas

ya no me miran.

.

Y no se por qué ahora

se me antojan estrábicas

de amor

y mis genitales lloran

y no precisamente de la forma

que yo quisiera

.

Me embriago con tus tetas

me embriago con mis tetas

que sorprendentemente

cuando me enfrento a un espejo

no paran de mirarme.

.

El estrabismo de tus tetas

me empuja al onanismo.

Mis brazos

Mis brazos

.

Hoy tu tumba son

mis brazos

.

La puerta de entrada es

mi pecho

El cielo lo formarán

mis caricias

.

Hoy tu tumba son

mis brazos

.

Tu nada estará siempre

callada por mi piel

Tu nunca morirá ahora

aplastada por mis lágrimas.

.

Hoy tu tumba son

mis brazos

.

La luz vencerá sobre

mi niebla

La lluvia lavará todas

mis dudas

.

Hoy mi tumba son

tus brazos

Risa de lluvia

* Nota: el título y la idea de este poema está tomada de una frase publicada por Sara Martínez en el muro de su Facebook. Ignoro si es suya o es de algún escritor, pero a mi me gustó e hice esto.

.

Risa de lluvia

Que limpia las frentes

De ideas caducadas

De tontas palabrerías

.

Que labra arco iris

Donde poder alojarnos

Donde poder separarnos

.

La lluvia se ríe

La lluvia se ríe

La lluvia siempre se ríe

.

Y manan lágrimas

De las yemas de mis dedos

Y los paisajes

Dejan de ser en tecnicolor

Y los abismos

Se llenan de cientos de recuerdos

Y mis ojos

Permiten que mis alas se escapen.

.

La lluvia se ríe

La lluvia se ríe

La lluvia siempre se ríe

.

.

Risa de lluvia

Que limpia las paredes

De palabras obsoletas

De ideas vanas

.

Que construye catedrales

Donde refugiarse de los soles

De todas estas luces

De todas esas balas

.

La lluvia se ríe

La lluvia se ríe

La lluvia siempre se ríe

.

Risa de lluvia

Risa de lluvia

Risa de lluvia

Letanía

Leído el pasado 12 de mayo junto a Sergio Cruz en un recital conjunto sobre Dios.

Cuando vemos morir los futuros.

Cuando no hay oídos para la debilidad.

Cuando las voces son calladas con toneladas de televisión.

.

Dios, se hace fuerte.

Dios, se hace fuerte.

Dios, se hace fuerte.

.

Al notar que ya nada duele.

Al saber que la pena es otro espectáculo.

Al sentir que el hambre es un negocio.

.

Dios, se hace fuerte.

Dios, se hace fuerte.

Dios, se hace fuerte.

.

En las batallas contra el placer.

En las negociaciones de lágrimas.

En la construcción de os daños colaterales.

.

Dios, se hace fuerte.

Dios, se hace fuerte.

Dios, se hace fuerte.

.

Con el dolor de la tierra.

Con la muerte de las libertades.

Con los golpes a la dignidad.

.

Dios, se hace fuerte.

Dios, se hace fuerte.

Dios, se hace fuerte.

.

Si a los amantes les apagan la llama

Si al sexo le arrojan gas lacrimógeno

Si al pene le ahogan con salmos.

.

Dios, se hace fuerte.

Dios, se hace fuerte.

Dios, se hace fuerte.

.

Porque las normas las imponen las religiones.

Porque la moral vence a la ética.

Porque lo justo es un premio.

.

Dios, se hace fuerte.

Dios, se hace fuerte.

Dios, se hace fuerte.

.

Cuando construimos terrores.

Cuando arrojamos la toalla de las verdades.

Cuando las hostias empezamos a darlas nosotros.

.

Entonces, Dios se nos hace el fuerte.

Aunque es sólo una pose,

te lo aseguro.

Cuando el mono muera

Se que llego tarde

algo así como

cuatro o cinco años.

Un retraso imperdonable.

.

Pero esta noche prometo

que el mono morirá,

cuando estemos juntos.

Esta noche prometo

2 horas de redención

.

Se que llego tarde

cuando todo

está ya recogido,

no hay más platos para limpiar

.

Pero esta noche prometo

que el mono morirá,

cuando estemos juntos.

Esta noche prometo

no perderme en la estación.

.

Se que llego tarde

para dejar

de hacerte daño

vale eso lo acepto

.

Pero esta noche prometo

que el mono morirá,

cuando estemos juntos.

Esta noche prometo

tapar todos los agujeros.

Igual, siempre

Siempre igual

robando roces

en las esquinas

en las barras de bar

en las lavanderías

.

Me acerco al otro lado

del silencio

donde siempre residimos

los desorientados.

.

Siempre igual

lanzando arengas

como cortocircuitos

como lamentos

como armas de construcción masiva.

.

Ojos electrónicos,

vagabundos de las razones,

desertores de intimidades,

oteando las verdades.

.

Siempre igual

esperando héroes

cuando no quedan dientes

para morder las necedades

para roer las injusticias

para luchar en primera persona.

.

Siempre igual que siempre,

sin voces que permitan

observar el bosque.

Siempre igual que siempre

que siempre

igual

siempre.

Hoy

Hoy

sopa de cebolla

con ramas de olivo

y cuchara de madera con agujeros

para que dure un poco más.

.

Hoy

cerveza fría

con burbujas de ibuprofeno

que si no

después duele la cabeza.

.

Hoy

me matan las mañanas

que paso a solas en los bares

sin más compañeros

que todas estas balas

que no se de donde salen.

pepelpoema de hoy

Con las uñas

.

Me tiemblan las palabras

Me pesan tanto los atardeceres

.

Creo en las manos

en el gozo,

en sus parpadeos,

en el chocolate,

en el movimiento,

en los abismos,

en las campanadas,

en el champú anticaspa,

aunque sepa que nunca funciona.

.

Me sobrecoge el camino

Me impactan los vidrios mojados

.

Creo en el frío,

en la palabra,

en sus labios

en el silencio,

en los racimos de viento,

en la nieve,

en el vapor,

en la sangre,

aunque a veces se quede helada.

.

Me duele el verbo

Me agota la dinamita

.

Creo en el espectador,

en el dolor,

en sus latidos,

en las puertas,

en las terapias,

en la espuma del mar,

en los refugios,

en los taxis,

aunque siempre estén ocupados.

.

Y aún así me sigo dejando las uñas en luchar

contra el sinsentido diario

contra los jamases

contra todas esas bestias que nos atacan antes del anochecer.

.

Ya ni siquiera uso el cortauñas.

Peluches

Se han roto tantas cadenas

y ninguna retenía nada
sólo sujetaban,
pero se han roto las cadenas
y ahora vagamos
con aire de indiferencia
en nuestros rostros
y lastres atados
a nuestros párpados.
La indiferencia
es el arma,
el frío
la derrota.
Las cadenas abrigaban
tanto como los labios
y ahora sólo nos quedan
una montaña
de peluches muertos
que no hacen sino
enfriar nuestra habitación.
(de mi  libro inédito “Poemas externos”)

El gato

Otro gato muerto
sobre el asfalto
negro y sucio.

Vida destruida
por la indolente
tecnología cotidiana.

Hueso fragmentado,
machacado al paso
del caucho
todopoderoso.

Detritus esparcido
por la calzada,
visceras convertidas
en despojo de vertedero.

Piel,
carne,
agua,
pelo,
sangre,
cerebro
que desaparecen
poco a poco
adheridos a distintos componenentes
de automóviles ciegos,
hasta que al final
se borre cualquier rastro
y sólo quede
el asfalto,
aséptico,
muerto,
yermo,
perenne.

Como si jamás
el gato hubiera existido.

Escrito en los vinilos

Que conste que

hoy me siento sucio

como el metro en

una noche de domingo

en el que viajo siempre

con un billete alrededor

del mundo.

.

Porque nunca me lo creo

pero la fiesta

ha terminado

y es ahora cuando

me siento desnudo

aunque no esté en

nuestra casa

donde siempre descubro

que jamás seré tocado

por la mano de Dios

y que tampoco he decidido

participar en alguna revolución,

más desde que descubrí

que en realidad

el amor es el infierno.

.

Ahora se que es imposible

ver un cielo azul en Marte,

que su tierra no está

untada de manteca

como nos prometieron

que todos somos disidentes

de los milagros que

nos dijeron que ocurrieron

en los días de vino y rosas.

.

Quiero estar en

casa otra vez

y recuperar de nuevo

los ritmos locos

que me devuelvan mi corazón

de sábado noche.

.

Quiero ser demasiado duro

para morir,

aunque no te lo creas.

.

Sí, por favor,

bésame y haz

que sienta de nuevo

que soy un pájaro.

.

Sólo me queda deciros

mil gracias a todos

por dejarme aparecer

en los créditos.

.

.

* Nota 1: este poema está escrito un día que me puse a mirar mi colección de vinilos y tomando títulos de algunos de ellos (Touch bya the hand of god, My house, Manteca, I’ a Bird Now, too tough to die… os invito a sacar más de él). La idea original era crear un video donde yo recitara el poema con las portadas de los vinilos en la mano y según dijera el título del mismo tirarlo al suelo, algo así como lo que hizo Bob Dylan en uno de sus temas, pero en vez de escrito en carteles, con las portadas de los vinilos. al final no se hizo el video (que iba a llevar a cabo mi gran amigo Jakobo) por diversos problemas que no vienen al caso.

.

** Nota 2: este poema creo que describe muy bien mi situación anímica actual y que conste que no es por dar pena a los lectores de este blog ni nada por el estilo, es explicar el por qué lo he puesto aquí hoy (además de porque este es mi blog y yo escribo lo que quiero en él, claro, jejejeje).

peatonales

Tus pasos peatonales
cubiertos por cientos
de cielos puros.

Mis zonas peatonales
esperan bajo la lluvia
que resuciten
nuestros instintos más blancos.

Tu corazón peatonal
diástole de penas
sístole de caricias.

Mi calzada peatonal
calma de insomnios,
desierto de abandonos.

Tus ojos peatonales
que permiten el paso
a mis entrañas
y deniegan la entrada
a mis más tristes afirmaciones.

tus cartas de amor

La última carta de amor

que me enviaste

la escribió Spiderman por ti

y eso se nota, claro.

.

Mis huesos lo sabían,

no eran tus versos

y al preguntarle a Spiderman

éste se echó a llorar.

.

La última carta de amor

que me enviaste

no era mentira

sólo no era tuya.

.

Ahora observo la esquina

del techo de mi habitación,

en ella cada noche

Spiderman escribe cartas de amor

cabeza abajo

y quedan siempre emborronadas

por sus lágrimas.

.

Spiderman siempre perdido

en la oscuridad de la ciudad

y sus lágrimas regando

las plantas de los balcones.

.

Spiderman escribe para

todos los amantes

en soledad

para proteger las esperanzas.

.

Spiderman muriendo

en cada uno de sus saltos

en cada una de sus lágrimas

y sin embargo siempre inmortal,

él nunca envejece,

ni morirá

y cada día

sus lágrimas

flotarán de nuevo

sobre la ciudad

y alguno de nosotros

volverá a leer sus cartas de amor.

.

Spiderman sobrevuela la ciudad

y esparce palabras de amor

que salen de sus muñecas.

Poema de amor número 3

Quiero retratar tu ombligo.

Con la piel de alrededor erizada

por el roce de las yemas de mis dedos.

Con la luz provocando pequeñas sombras

en ese suave y corto vello que lo adorna.

Hacer cientos de fotos.

Retratar tus poros alterados.

Observar los leves movimientos de tu piel.

Quiero retratar tu ombligo,

con todos los susurros colándose por él,

con todos los calambres centrándose en él,

con todas las calmas habitando en él.

Hacer cientos de fotos,

cubrir con ellas aquella pared

y el techo de mi habitación también.

El espectador

Quería seguir siendo espectador
cansado de formar parte del espectáculo

Sin premios, sin luces de neón.

Hizo sonar la campana del autobús
y bajó sin fijarse
donde se posaban sus pies.

Nada importa ya cuando ha decidido
romper en mil trozos
los cristales que le alejaban.

Nada de descansos a mitad de cada función
Nada de aplausos tras representar otro jamás

Ahora sólo hay pasos que crear
largos caminos que definir
putas que saludar en los cruces de camino
fundidos en negro rotos por las estrellas
grúas de gran potencia para elevar espíritus
y claro, ratos que perder
en albergues regentados
por cientos de abrazos.