pepelrepresentante

Nunca he pensado que tuviera dotes de vendedor. Soy parco en palabras y serio de gesto. Parezco, incluso, un poco “borde” en una primera impresión. Esas no son las mejores cualidades para los vendedores, francamente y menos para los que se dedican a ir de tienda en tienda tratando de colocar su producto.

El caso es que me he volcado de lleno en la editorial que publicón mi libro, Poesía eres tú, ya que estos me ofrecieron la oportunidad de formar parte de su consejo editorial (sí, yo también me quedé sorprendido) y yo acepté. Después Julio Santiago, una noche en que presentaba mi libro, me recomendaba que si quería escribir, dejara el tema de gestor cultural y que desde luego no me metiera a labores editoriales porque me robarían todo el tiempo y no iba a poder escribir un solo verso. Pero la carne es débil y uno quiere, aún, remover un poco este mundillo poético en el que he decidido moverme. Así que, como decía, acepté el ofrecimiento, metí algunos libros del catálogo de la editorial en mi mochila y he comenzado a patearme librerías para intentar que coloquen nuestro producto en sus estanterías y escaparates.

El resultado es positivo (por el momento), para lo poco que me ha dado tiempo a hacer en esta materia. He conseguido dos nuevos puntos de venta, a saber:

Librería La Clandestina (C/La Palma, 49, Local 2. Madrid) Una gente majísima que sin problemas aceptan productos nuevos y apoyan a los autores también nuevos. Maravilloso sitio con un gran número de libros y una atención al cliente de lo más recomendable. Un sitio a descubrir si aún no lo conoces, francamente.

Librería El Buscón (C/Cardenal Siliceo, 8. Madrid) Un librería de las de toda la vida y especializada en filosofía, pero que no se cierra a la literatura y tampoco a los autores desconocidos. Además haremos, gracias a la inestimable ayuda de Chema Barredo (gracias), un recital de presentación de algunos de los autores de la editorial el próximo viernes 27 de marzo a las 20:30 (no faltéis).

Dos intentos y dos ventas. Me gustaría estar todo el día en la calle dando el latazo a los libreros y que estos me contaran lo jodida que está la situación y que actualmente no se vende nada y mucho menos la poesía, pero lamentablemente el sueldo lo saco de un trabajo gris y aburrido (que espero que me dure por mucho tiempo, por cierto), en una profesión que al año de ejercerla me di cuenta que no me gustaba y de la que aún no he conseguido desprenderme (repito, ojalá me dure mucho tiempo aún, que luego vienen los de siempre diciéndome que no me queje).

Veremos, cuando la semana que viene me acerque a más librerías, si puedo ir sumando puntos de venta para Poesía eres tú y así ampliando los escaparates desde los que dar a conocer los autores que en ella convivimos.

Otro día hablaré de las otras labores que me he encomendado que son la de promocionar los libros con recitales, etc. y leer y analizar originales que llegan al correo de la editorial.

Oye y si alguien quiere que le represente, pues nada hablamos de ello jejeje, lo mismo consigo sacarme un sobresueldo con esto.

Anuncios