Naranja

Mi corbata
de color naranja
habla francés
en las tardes de sol
y le canta a las farolas
los versos de amor
que yo susurraba
ayer por la noche.
Noche que atravesó
a todos los soles
inundando de cruel tristeza
las gragantas
de los taxistas.
Taxistas que almacenan
las miradas casuales
de alguna hermosa muchacha,
lanzadas al espacio
cuando creen que nadie las mira
sabiendo que así
liberarán deseos.
Deseos multicolor
creados para aniquilar
las realidades grises y negras
que añoran ser naranjas.

¿Naranja? ese es el color de una de mis corbatas.

Anuncios