peatonales

Tus pasos peatonales
cubiertos por cientos
de cielos puros.

Mis zonas peatonales
esperan bajo la lluvia
que resuciten
nuestros instintos más blancos.

Tu corazón peatonal
diástole de penas
sístole de caricias.

Mi calzada peatonal
calma de insomnios,
desierto de abandonos.

Tus ojos peatonales
que permiten el paso
a mis entrañas
y deniegan la entrada
a mis más tristes afirmaciones.