Las historias del abuelo rockero (III)

Creedence Clearwater Revival vs. John Fogerty (¡!)

Sí queridos amiguitos y amiguitas, hoy vamos a hablar del nunca bien ponderado grupo Creedence Clearwater Revival y su guitarrista, mentor, creador, compositor y vocalista John Fogerty.

Corrían los años 70,  concretamente ese mismo año, el 70. La Cridens (como se le conoce en España) saca el disco Cosmo’s Factory. En él aparece el tema Run Throug the Jungle compuesto por John Fogerty. Esto para situar un poco el tema en cuestión.

Los muchachos, inexpertos por aquél entonces dentro del mundo musical, firman un contrato con la casa de discos Fantasy Records. Error. De hecho venden más discos que los Beatles  y el mismo Elvis Presley los aclama en público. Todo un chollo para un vendedor de discos si escrúpulos.

La Creedence se separa y John Foggerty debe firmar un contrato con Fantasy en el que se compromete a no tocar canciones de su antigua banda y además cede los derechos de explotación de los temas a la Fantasy. Así, desheredado de sus propios derechos e incluso de interpretar sus propios temas, John Foggerty comienza su carrera en solitario (excelente, por cierto).

Lo malo, después de muchas disputas con el antiguo dueño de Fantasy, llegó en la década de los 80, a mediados. John Foggerty saca su disco Centerfield y en él incluye su canción The Old Man Down the Road. Como decía, el antiguo dueño de Fantasy y el bueno de Fogerty habían pleiteado en varias ocasiones atrás con desiguales resultados. Ahora la Fantasy quería tomarse la revancha frente a Fogerty y ¿qué se le ocurre? pues acusar a John Foggerty de copiar su propia canción Run Throug the Jungle, compuesta por él en el 70  ¿Ustedes lo entienden? Pues el resto del planeta tampoco. Total, que ni corto ni perezoso llega John Fogerty al estrado cargado con su guitarra y se pone a explicarle al jurado popular que un autor no puede copiarse a si mismo y que lo que se interpretaba como denuncia en la demanda, no era más que lo que viene en llamarse estilo propio por los músicos. El tipo se pone a tocar ambos temas y a demostrar que:

1- de copia nada 

2- si se parecen los temas es porque son del mismo autor y por tanto es normal porque tienen su estilo impreso en ambos temas.

3- la forma de tocar de un guitarrista hace que los temas lleven su personalidad.

El caso por supuesto fue desestimado dándole la razón a John Fogerty ya que no se puede acusar a un autor de autoplagiarse.

Pero no conforme con que le dieran la razón los juzgados, Fogerty fue más allá y demandó a su antiguo disquero reclamándole las costas de este juicio, llegando hasta el tribunal supremo con la demanda y creando jurisprudencia con un fallo a favor del músico por considerar la demanda frívola y por tanto había derecho a que se pagaran los gastos ocasionados por la demanda. Total, que a Fogerty ahora no le tose ni su madre.

Por cierto, en la actualidad John Fogerty es el dueño legal de todos los derechos de las canciones que compuso cuando estaba en la Creedence ya que en los 90 venció el contrato que mantenía con la Fantasy.

Anuncios