Notas para un pepelpoema

Por aquello de que ya hemos vuelto a la rutina y creo que de momento huelgan las crónicas de verano, aunque en breve volveré con ellas.

De momentounas notas que he recuperado del cajón del olvido para construir un pepelpoema.

Subo por el camino
que lleva hasta la antigua iglesia.

Allí las mariposas y los pájaros negros
compiten por aparecer una noche más
en todos los sueños.


Arriba las nubes son
pequeños trozos de papel de aluminio.
 
Secas, estériles, frías.
 
Las herramientas de precisión
aquí de nada sirven ya.
Tengo los labios en crisis
y ya no pueden mendigar salvaciones.

Anuncios