Reina, ahora y siempre


Siempre eres mi mente,

siempre.

Pegada a las palabras

que escupe mi cabeza,

siempre.

.

Me sabes a pensamiento

cuando te recorre mi boca,

con un punto de sal.

.

Siempre eres parto

de mi pobre anatomía,

siempre.

Con el poder de tus poros

segregando oscuras esencias

constructoras de lascivias,

siempre.

.

Me reinventas

con golpes de labios

convertidos en improvisados chalecos antibalas.

.

Siempre eres mi cimiento,

siempre.

Pintada en mis paredes

con rotulador indeleble,

siempre.

Anuncios