Señoras, señores…

…podría hacer una desacertada y poco elegante rima con el título de este post, pero no. Lo que hago es anunciar oficialmente que a partir de hoy estoy de vacaciones.

Por fin, por fin, por fin, por fin.

Volveré, pero eso será otro día que ahora mismo se me antoja lejano.

Anuncios

me duele un oido

Superman y pepeltenso han luchado en desigual batalla contra monstruosas y gigantes olas marinas.

Resultado: dolor de oído derecho (una de esas olas gigantes se coló por el oido de pepeltenso y aún está allí dentro de okupa), quemaduras de distinto grado en la piel de la espalda y rostro de pepeltenso. Superman, como es superman, no ha sufrido rasguño alguno.

Minivacaciones (2)

5 días de playa, con pepelhijo y pepelanovia. No han estado mal.

Ante la patética respuesta de mi cuerpo durante las vacaciones de semana santa en las que tuve una rotura fibrilar en mi gemelo derecho. Estos días he decidido ponerme en forma y he estado haciendo trekking, footing y varias cosas más de esas que acaban en ing. Vamos que he andado por el campo y por las mañanas he corrido un poco (con pepelhijo, por cierto), además de jugar al balón en la playa.

Resultado: unas sorprendentes agujetas en el puto culo y la pierna derecha resentida de nuevo.

semana santa (o algo así)

Una semana santa completita con pepelanovia y pepelhijo ¿qué más podría pedir?

Buen tiempo.

Es una lástima, pero estar encerrado en un apartamento de apenas 30 m2 sin poder hacer prácticamente nada es una grandísima putada.

Lo bueno ha sido que la imaginación, en estas ocasiones, se dispara y hace prodigios para entretenerse.

A destacar:

1- Paseos por la playa. Largos y divertidos en compañía. Parece demasiado bucólico y tedioso, pero no lo ha sido. Pasear de la mano de pepelanovia y con pepelhijo jugando alrededor ha sido una muy grata experiencia.

2- Juegos en familia, cenas, compras, quedadas con amigos que estaban cerca. Todo muy divertido (vale, no era la caña de la marcha, pero ha sido agradable y divertido).

3- Lectura de poemario de Huidobro (Altazor) en voz alta y descubrir que a pepelhijo no solo le gustaba sino que le interesaba y preguntaba por el significado de versos y palabras.

4- Lectura de poemas míos a pepelanovia y pepelhijo y descubrir que a ambos les gustaba. Pepelhijo incluso mostraba mucha curiosidad, tanta que me pidió que le hiciera un poema dedicado a él (que por supuesto le hice). Acto seguido pepelanovia propuso que pepelhijo le hiciera un poema a pepeltenso y lo hizo y a pepeltenso se le saltaron las lágrimas… cielos… perdón… snif… ya, ya pasó.

5- Desgarro muscular y rotura de vasos sanguíneos en la pantorrila derecha de pepeltenso tras inusitado esfuerzo andarín, partido de palas playeras con pepelhijo y pequeña carrera en la playa en la que la pantorrilla anterioremente citada, hizo ¡crrrack! y pepeltenso cojito y sin poder hacer nada que conlleve el uso de su pierna derecha.

¿Resultado?

El poema que el escribí a pepelhijo y el lunes sin poder ir al curro.

Dejo aquí el poema:

Poema a mi pequeño superman

(semana santa de 2007 en La Manga del mar Menor)

Calmo despertar

de mis sonrisas

 

Abrazo cálido

de suspiros alados

 

Superman disfrazado

de ligero escalofrío.

 

Suave aroma

de tardes de galletas.

 

He abrazado mil y una vez

las esponjas de azúcar

que tus besos

siempre me regalan.

 

Ataré todos tus parpadeos

a cada uno de

mis latidos

para encontrarte

en cada uno de

mis sentimientos.

 

Superman,

mi pequeño superman

que me salva

de cada una de

mis mañanas

 

Superman,

mi pequeño superman

al recate siempre

de todos mis terrores.